LA REVOLUCION EN CHIAPAS.

El 3 de julio de 1911, tomando como pretexto la Revolución mexicana y que el Ing. Reinaldo Gordillo León, resultara electo gobernador interino de Chiapas, un grupo de hacendados, terratenientes, comerciantes y políticos sancristobalenses, como Alberto Pineda Ogarrio y antero Ballinas, bajo la dirección del obispo de Chiapas Francisco Orozco Jiménez y Jacinto Pérez “Pajarito”, se levantan en armas. Después de varios enfrentamientos entre tuxtlecos y sancristobalenses, de docenas de muertos y en el que Agustín Castillo Corzo, cortara las orejas a 13 indígenas de San Juan Cancuc; intervino la federación firmando el 13 de octubre de 1911, el acta de acuerdo de paz entre tuxtlecos y sancristobalenses.

Sin embargo 3 años más tarde, el 14 de septiembre de 1914, con la llegada a Chiapas, del General Jesús Agustín Castro al mando de la División Veintiuno da a conocer los beneficios de la Revolución Mexicana, afectando los intereses de la iglesia, hacendados, terratenientes y comerciantes ricos, quienes se levantaron en armas el 2 de diciembre de 1914, mediante el Acta de Canguí, al mando del Coronel Tiburcio Fernández Ruiz. Este levantamiento armado mejor conocido como “La Revolución Mapachista”, duró seis años. Después de las memorables Batallas del 5 de junio y 29 de julio de 1917, donde los triunfos de los constitucionalistas no fueron definitivos, porque finalmente perdieron la guerra; los contrarrevolucionarios se alzaron con el triunfo, el 18 de mayo de 1920, la capital del estado fue cubierta pacíficamente por las fuerzas contrarrevolucionarias del mapachismo. Posteriormente se alcanzó la paz y el orden y por ende la estabilidad social en Chiapas, con el triunfo en las elecciones de gobernador en 1920 del Gral. Tiburcio Fernández Ruiz, Comandante general de la División Libre de Chiapas y Jefe del mapachismo, la familia chiapaneca recuperó nuevamente el poder político en Chiapas.